ARCHIVO JOSÉ MARÍA LASO PRIETO


Responsable: Carlos González Penalva / Uriel Bonilla Suárez
Colaboran: Asociación Cultural Wenceslao Roces; Partido Comunista de Asturias
Contacto: direccion@fundacionhoracio.org - buzon@wenceslaoroces.org

La Asociación Cultural Wenceslao Roces y la Fundación Horacio Fernández Inguanzo dan curso en estas páginas a una ambición que, de no ser nuestra vida tan corta, adjetivaríamos de antigua. A saber: ofrecer a quien nos alienta en la lucha diaria, un homenaje digno. José María Laso ha sido considerado por sus amigos y por sus enemigos como un hombre íntegro, de abundante conocimiento y rigor y, cosa no siempre coordinada, persona generosa. La deuda adquirida en nuestro caso es grande, nuestro trabajo, pues, para preservar una memoria que sirva como modelo para la libertad de los demás. José María Laso, nunca se había dicho antes, es un suculento plato cuyo consumo procura salud y fruición constante: se pretende ofrecerlo al lector-gourmet para bien conservarlo entre nosotros. Meter a Laso en nuestras cabezas, conservar su memoria prodigiosa: «”La memoria prodigiosa” de Laso es sólo la manifestación, en el tiempo métrico, de la perfecta posesión que de su pasado tiene una persona libre que no se arrepiente de nada de lo que ha hecho (aunque esté dispuesta en cada momento a rectificar los rumbos)» ha dicho de él Gustavo Bueno.

Sin embargo, la producción de Laso es extensa y este trabajo de codificar en formato electrónico una obra tan característica será, como el arte, largo. Una obra divulgativa las más de las veces, formativa, a veces periodística y consecuentemente amena. Una obra concebida desde el marxismo, mostrando pues, en su desarrollo, la propia capacidad de éste para comprender la realidad, diseccionarla y recomponerla en platos del tiempo, eso sí, pero no suculentos por necesidad, salvo para algunos. Alberto Hidalgo nos da las claves más importantes de algunas de las caras que el marxismo toma en Laso y en las que él «ha conseguido un perfil más original y acusado: su vindicación del pensamiento de Gramsci, su defensa del uso alternativo del Derecho y su personal interpretación de la figura del filósofo mundano» y aún añade algo que no merece quedar en sombra en relación al primero de los tres puntos citados y que servirá, sin duda, como aviso para navegantes: «Se equivocan, pues, quienes ven en sus extensas citas literales una inmodesta exhibición de erudición o una apelación dogmática al texto sagrado de una autoridad. Laso comparte con Gramsci su triple lucha contra el positivismo, el determinismo económico y el reduccionismo sociologista que impregnan pegajosamente tantas manifestaciones del marxismo. De ahí que la larga vindicación de más de 25 años que Laso lleva haciendo de la figura de Gramsci es un inteligente esfuerzo por conservar un perfil decididamente marxista entre tanto ruido masmediático». Pero Laso también ha tratado muchos otros asuntos –señaladamente: militares, de viajes, políticos – que serán convenientemente destacados en una biblioteca cuya organización primera será puramente descriptiva por así decir y actualizada de modo constante.

Finalmente, agradecer al propio José María Laso su amabilidad y su aceptación de este constante homenaje.

Se puede consultar el Archivo Digital José María Laso en la web de la Asociación Cultural Wenceslao Roces.