HORACIO FERNÁNDEZ INGUANZO "EL PAISANO"


Breve biografía - Documentos sobre Horacio - Documentos de Horacio - Material Audiovisual


Breve Biografía

     Horacio Fernández Inguanzo nace en Pesa de Pría (Llanes), el 8 de abril de 1911. Su padre era maestro, de ideología socialista; su madre procedía de un medio social campesino. Las dificultades económicas propias de una familia numerosa de entonces (llegaron a ser doce hermanos) le obligan a integrarse desde muy joven en el mundo laboral, empleándose en la cantina de la estación del Ferrocarril Vasco-Asturiano en Oviedo y luego de botones en un hotel de la misma ciudad. Al mismo tiempo, comienza a estudiar Magisterio como alumno libre. Posteriormente, entra a trabajar en el Orfanato Minero, al principio de auxiliar de oficina y ordenanza, impartiendo más tarde clases a los alumnos, incluso antes de terminar su carrera, e integrándose a la plantilla docente de la institución.

     La guerra le sorprende en Pola de Gordón como director de la Colonia Escolar de Verano del Orfanato. Miembro de la UGT, se incorpora como voluntario al frente y al poco tiempo ingresa en el Partido Comunista de España. Al concluir la contienda, ostentaba el rango de Teniente de Artillería. Con la caída de Asturias, es detenido en octubre de 1937. Comienza entonces, como tantos otros, su peregrinación por diversos centros de internamiento, desde el campo de concentración de La Magdalena hasta el Colegio de los Escolapios de Madrid, recalando finalmente en la cárcel del Coto (Gijón). Sometido a consejo de guerra en julio de 1938, es condenado a muerte, permaneciendo pendiente de la ejecución durante casi un año, hasta que finalmente le fue conmutada la pena. Trabaja luego como prisionero en la construcción de carreteras y ferrocarriles. Mientras tanto, su familia sufre intensamente la dura represión impuesta por los vencedores, las persecuciones, el encarcelamiento y el exilio. La peor suerte le corresponde a su padre, detenido en Oviedo y fusilado en la concha de Artedo.

     Puesto en libertad en 1943, Horacio se integra en la Unión Nacional, la plataforma unitaria impulsada en esos años por el Partido Comunista de España. También asume la Secretaría General del Partido Comunista en Asturias, en momentos especialmente duros. Detenido en 1945 y condenado a 12 años, vuelve nuevamente a prisión hasta 1954.

     Pasa luego cuatro años en libertad, alternando clases particulares con un trabajo de agente comercial que le permite viajar por la provincia y realizar una constante actividad clandestina, desde la dirección provincial del Partido, de la que forma parte. Con motivo de la huelga minera de 1958, para evitar ser nuevamente detenido, se ve obligado a refugiarse en la clandestinidad y huir a Francia.

     En el VI Congreso del Partido Comunista de España [PCE] (Navidades de 1959), como reconocimiento a su trabajo militante, es elegido miembro del Comité Central, pasando posteriormente a formar parte del Comité Ejecutivo. También ejercerá como Secretario del Partido Comunista en Asturias. Por estos años, entra y sale clandestinamente de España en numerosas ocasiones; durante más de una década, conocido como “Alfredo” y sobre todo como “El Paisano”, se convierte en la persona más buscada de Asturias por la policía franquista, desarrollando una intensísima labor política u organizativa. Es ahora cuando la figura de Horacio alcanza la categoría de auténtico mito de la resistencia contra la dictadura. Esta etapa concluye con su detención en Mieres, en mayo de 1969. Procesado por dos causas, por las que le solicitan 39 años de cárcel, permanece luego en arresto domiciliario, hasta que, tras la muerte de Franco, el presidente Suárez decreta la amnistía, concluyendo así su tercer período de reclusión.

En 1977, al salir de la cárcel, asume la Secretaría general del PCE de Asturias en la II Conferencia regional celebrada en el mes de abril, en vísperas de las primeras elecciones democráticas, reemplazando a Vicente Álvarez Areces. Con más de veinte años de cárcel y toda una vida de lucha sobre sus espaldas, se incorpora ahora a las tareas del Partido en las nuevas condiciones. En 1978, al quedar vacante la plaza de senador que ocupaba Wenceslao Roces, el Partido Comunista de Asturias (PCA) presenta su candidatura, aprovechando el prestigio de que goza en la región, obteniendo un excelente resultado. En 1979 y 1982 ocupará un escaño por Asturias al Congreso de diputados y, como el último de sus servicios institucionales, representará al Partido Comunista de Asturias (PCA) como Consejero de Sanidad en la preautonomía asturiana.

     A edad avanzada, en medio de un amplio reconocimiento social y ciudadano a quien fuera durante toda su vida no sólo hombre de diálogo, sino también un incansable luchador por las libertades y el socialismo, fallece en Gijón el 21 de febrero de 1996.

 


Documentos sobre Horacio

- Especial de Mundo Obrero (Revista Mensual del Partido Comunista de España- PCE) tras el fallecimiento de Horacio Fernández Inguanzo. Septiembre de 1996


Documentos de Horacio

- Informe de Horacio Fernández Inguanzo al Partido Comunista tras su detención. (1969)
- Folleto propagandístico solicitando la libertad para Horacio Fernández Inguanzo. (1969)
- Sentencia nº 314 en el "Proceso contra Horacio Fernández Inguanzo" (1964)
- Declaración de Horacio Fernández Inguanzo ante el juez (1969). Sumario 28/64
- Diligencia contra Horacio Fernández Inguanzo. 1969.


Material Audiovisual

- El Paisano. un retraro colectivo. Un documental de Ramón Lluís Bande
- Archivo Fotográfico sobre Horacio Fernández Inguanzo